Exposición de ropa y joyas de la dinastía Qajar de Irán en el Museo Louvre de París



La magnificencia del vestido Qajar en el Museo Louvre de París.

A finales del siglo XV, el poeta Neẓam-al-Din Maḥmud Qari (Neẓam Qari) originario de la ciudad de Yazd dedicó una colección completa de poemas al tema de la vestimenta con el nombre de Divan-e albesa.La continua e incluso creciente importancia de la vestimenta en los siglos siguientes se refleja en la riqueza de la documentación disponible sobre este tema, perteneciente a los períodos de Safávida y Qajar, en comparación con los períodos anteriores en la historia de Irán.


A pesar de los caprichos de la moda, las costumbres sociales y religiosas ejercieron su enorme influencia sobre la población para seguir usando algunas prendas como el turbante para los hombres y chador para las mujeres en Persia de aquellos siglos.


Los textos antiguos persas, incluidos textos literarios e históricos y documentos judiciales, proporcionan información sobre el uso de ropas oficiales, prendas de vestir, la gama de materiales y los centros de producción. Estas mismas fuentes también proporcionan información sobre el estilo de moda europeo de entonces.


Hay bastante información en cuanto a los antecedentes sociales y políticos para comprender mejor el uso de dicho ropaje y los cambios de moda. Los informes de los observadores europeos proporcionan descripciones específicas de vestimenta masculina y femenina al igual que el seguimiento de la moda entre la población persa y el gasto que suponía seguir las tendencias de la moda, complementando de esta forma la información procedente de las fuentes persas.


La escasa perdurabilidad de las prendas de vestir en comparación con el número y la variedad de alfombras y textiles contemporáneos se debe en parte al desgaste, la naturaleza de las finas sedas y algodones usados y el hábito de quemar las prendas de corte para recuperar el oro y la plata que se utilizaban en ellas. Otro de los motivos que ha contribuido a la poca existencia actual de dichas prendas es la introducción de modas europeas y el consiguiente desprecio por el traje tradicional en los círculos de la corte. Aunque es posible datar las prendas que han sobrevivido, el resultado no es muy óptimo debido a que las túnicas a veces se recortaron y los brocados finos se reutilizaron en otras prendas después de su uso inicial.


Entre las supervivencias mejor representadas se encuentran los trajes de los hombres de todos los períodos, especialmente del siglo XVII, fajas del mismo periodo, y chaquetas de mujer. Así como accesorios y joyas para ambos sexos, del siglo XIX.


Alfombra tapiz del siglo 19, representa el estilo de moda de los reyes Qajar.


Pintura época Qajar representación de la moda femenina. Obra del Pintor Sheykh Sanan


Objetos de arte persa en la exposición de París. Museo Lovre.


13 vistas